Entrevista: Ji Strangeway

Ji Strangeway es una cineasta y poetisa, especializada en temática LGBT+ y creadora del cortometraje Nune (2016), protagonizado por Brianna Joy Chomer y Jessica Lauren.

Directora, guionista y escritora, Ji Strangeway crea historias que exploran el encuentro entre la identidad propia y la sociedad a través de la figura del anti-héroe, que cobra protagonismo en personajes femeninos.

Su cortometraje Nune es un relato sobre la diferencia y la construcción de la identidad en un contexto social que obstaculiza la aceptación de nuestra esencia. El primer amor es el centro de la película, dosis de esperanza y exaltación de la diversidad.

El cine es una de las cosas más difíciles que el ser humano puede hacer. – Ji Strangeway

La Vida en Fotogramas ha tenido la oportunidad de hablar personalmente con Strangeway sobre el origen de Nune, la realidad LGBT+, el amor verdadero y el arte como activismo. Ha sido un placer reflexionar con sus palabras, que, sin duda, enriquecen el sentido del filme.

Crítica de Nune | Universo internior

¿Quieres ver Nune?


La película comienza con la frase “Estamos hechos de polvo de estrellas”, de Carl Sagan. ¿Fue esta cita el origen de Nune? ¿Cómo surgió la historia?

En ese momento, yo estaba sumergida en un estado espiritual y quería contar una historia sobre la idea que sustenta que nuestro origen reside en las estrellas. Y esto no está vinculado solo al hecho de ser LGBT+ o no. Somos más que simples humanos. Somos almas. Esa es la parte de nosotros que se enamora, pero mucha gente decide no verlo así. Esa es la idea presente en los diálogos de Nune cuando ella afirma que procedemos de las estrellas.

Siempre me he identificado con la experiencia de ser adolescente y no creo que esa sensación me haya abandonado. Es un deseo existencial de pertenecer a este mundo y quería contar una historia sobre ello.

Dicho deseo se fortalece cuando eres diferente. Supongo que ser diferente es un sentimiento más universal que ser gay, pero ser homosexual alimenta en gran medida esa sensación.

 

Nune y Briana son dos jóvenes que se encuentran en los pasillos del instituto. Sin embargo, el guión no reproduce los estereotipos habituales en relatos LGBT+. ¿Qué diferencia a Nune de otras historias de amor entre mujeres?

Hay muchos motivos por los que es diferente. En el caso de las mujeres y, en particular, las lesbianas, detesto las tragedias. Mi objetivo era crear un relato basado en ideales, es decir, usar los medios de comunicación para construir una imagen del mundo que me habría gustado tener como adolescente y como ser humano.

Crecí sin modelos a seguir y eso me hizo sentir apartada. Me sentí rechazada por toda la sociedad americana. Por tanto, cuando creé Nune, recuperé la experiencia de la Belleza Americana del modo que me habría gustado a mí.

Creo que, cuando creas tu realidad a través de los medios, también lo haces para otros. En mi opinión, muchos artistas no son conscientes de su responsabilidad cuando crean. Principalmente, lo hacen para sí mismos. Sin embargo, para mí es un proceso altruista.

Nune es diferente de maneras inesperadas. A primera vista, parece ser una reproducción de estereotipos. La comunidad LGBT+ es política y eso no me gusta. Todo se reduce a la esfera política ahora: qué está de moda, qué es de izquierdas y de derechas, inclusión, diversidad, gente de color, trans… Y un largo etcétera de expresiones en boga.

Todo eso está bien, pero cuando te estancas en ese modo, pasas por alto el arte, la belleza y la expresión que trasciende todas esas cosas. El amor en Nune es expresado de forma trascendental, y no estoy acostumbrada a verlo así en el cine queer.

 

Dicen que los polos opuestos se atraen, pero ¿son Nune y Briana tan diferentes como podría parecer?

El objetivo era coger a dos personas diferentes y demostrar que, a nivel espiritual, no somos distintos. Tal y como dicen, el amor es amor. Es cierto.

Los artistas somos afortunados porque tenemos una vía de escape. Podemos resolverlo con creatividad. Podemos generar cambio de una forma muy profunda y, a veces, mejor que la que realiza el “activismo”.

Las protagonistas de Nune coinciden en un cruce de caminos, ambas están descubriendo quiénes son realmente. ¿Crees que necesitaban encontrarse para conocer su verdadera identidad? ¿Es su encuentro su propio Big Bang?

Definitivamente, sí. Sin embargo, trato de evitar narrar historias en las que las personas pierden su identidad y dejan de ser ellas mismas. Soy muy cuidadosa creando personajes que conserven cierta autonomía, a pesar de que logren conocerse mejor a sí mismos mediante la experiencia de encontrarse en otra persona. Suelen experimentar la autosuperación más que nada.

Al margen del género gore, el personaje de Nune remite, por su carácter visceral y solitario, a Pauline, la protagonista de Excision (Richard Bates Jr, 2012). ¿Qué títulos consideras referentes para la creación de Nune?

Ninguna película ha servido de inspiración para crear Nune. Pero, en general, el título que suele ser mi referente es Times Square (Allan Moyle, 1980). Fue un gran intento de crear una película lésbica divertida sobre dos chicas, procedentes de mundos muy diferentes y opuestos. Pero la reedición del filme lo ha convertido en una historia de amistad.

 

Las circunstancias vitales nos condicionan como personas y Nune se ha convertido en una joven con una visión extremadamente pesimista del mundo. Numerosos estudios evidencian que un elevado porcentaje de personas LGBT+ sufren depresión, aislamiento e, incluso, consideran el suicidio. ¿Es este el caso de Nune? ¿Concienciar sobre este problema era una de tus intenciones al escribir la película?

Definitivamente. No sabes cuántas historias desgarradoras he escuchado sobre jóvenes que se quitan la vida a causa de, por ejemplo, comentarios procedentes de la Biblia. Generalmente, se debe a una cuestión religiosa. Es triste, porque la religión aparta a la gente de su conexión con Dios.

Muchas películas sobre el paso de la adolescencia a la madurez, sobre todo en el caso del cine indie, tratan de adolescentes suicidas que se cortan. El tema ha sido muy explotado y parece que no consigue captar la profundidad, la realidad ni los problemas existenciales entre unx mismx y la sociedad. Con Nune, he tratado de plasmar esto último.

Nune no se corta sin razón. Ella no es suicida porque sí. Así que la respuesta corta a tu pregunta es: sí, quería dirigirme a esos adolescentes que consideran el suicidio para brindarles un rayo de esperanza.

He recibido comentarios que no consideran realista Nune. En su opinión, una chica suicida no puede encontrar el amor en la chica más popular. Mi respuesta es: puede suceder porque he hecho que así sea.

Lo hice posible no solo por Nune, también por todas las chicas que se sienten diferentes y no son heterosexuales aunque ellas mismas crean que lo son.

 

El cine es una herramienta para ejercer el activismo. Como mujer feminista y defensora de los derechos LGBT+, ¿qué puede aportar Nune en este sentido?

Estoy de acuerdo con esa afirmación. Sin embargo, no tengo una buena relación con la palabra “activismo” y ojalá no fuera así porque creo en el cambio. Si eliminase la vertiente política del “activismo”, entonces sí, diría que Nune es un catalizador para concienciar al mundo. No obstante, dicha concienciación es más espiritual que política.

Me disculpo si sueno arrogante, pero mi opinión es la siguiente: el activismo político lidia con los problemas sociales y políticos, utiliza discusiones y argumentos. Los artistas no son políticos por naturaleza, trabajan desde el corazón, o al menos siento que un verdadero artista debería hacerlo así. El arte genera cambio de manera indirecta a través de la honestidad procedente de capturar la vida tal cual es y expresar la verdad.

Desde el punto de vista político, Nune no aporta nada al activismo. Desde la perspectiva artística, puede salvar vidas.

 

Nune transmite un mensaje de esperanza y amor. ¿Hay un futuro para Nune y Briana? ¿Cómo imaginas su vida juntas?

Me la imagino como una de las mejores y más inspiradoras historias sobre dos personas que se encuentran y superan las presiones sociales. Creo que, cuando luchas una dura batalla por amor, obtienes una mayor gratitud y comprensión de las relaciones.

Es así para todo el mundo, no solo para gays y lesbianas. Como seres humanos, muchos solo se mueven por interés, sexo y demás. Sin embargo, hay un porcentaje de nosotros que es consciente de las bendiciones de la vida y no subestima el amor verdadero.

Me gustaría creer que Nune y Briana son ese tipo de pareja, y que, tras superar los estereotipos, se convierten en personas que aprecian y valoran su vínculo sagrado de amor.

 

En tus propias palabras, “Decir la verdad es más importante que contar historias”. ¿Cuál es tu próximo proyecto?

Una vez busqué en el diccionario sinónimos para “storytelling” y encontré descripciones que no me gustaron: rumor, cotilleo, cuento. No sé por qué razón parece que los escritores no hacen otra cosa que crear mentiras. Así es cómo surgió “Decir la verdad es más importante que contar historias”.

Actualmente, estoy viviendo el presente, centrada en la promoción de mi libro nuevo: Red as Blue. Mi sueño es adaptarlo al cine. La película haría estallar las mentes y enloquecería a la gente en el buen sentido. Tiene un gran potencial, pero en esta industria todo está determinado por la financiación, el panorama político y la capacidad de la sociedad para recibir la historia con los brazos abiertos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: